El vinilo: Pieza de coleccionismo y «modernismo». Auge y distribución actual.

El vinilo es uno de aquellos elementos que a los millenials les parece ‘moderno’, y es una realidad que este formato está en auge; solo hace falta analizar sus cifras globales en el mercado de la música.

Seguro que en los últimos meses hemos visto como nuestro grupo favorito ha lanzado su último LP en formato vinilo, además de estar disponible en todas las plataformas streaming. 

Cada vez es más habitual ver tocadiscos y equipos de sonido en los grandes establecimientos dedicados a música y electrónica. O bien, tenemos a un amigo/a que ha empezado con ilusión su nueva colección de vinilos, incluso comprando ediciones especiales o de segunda mano. 

La prestigiosa revista estadounidense Billboard, lanzó a finales de 2019 un informe en el que el principal dato optimista respecto a la industria es que habían sido vendidos 1,2 millones de vinilos en todo EEUU en tan solo la última semana del año. 

Nielsen Music en su informe global destaca que el 26% de todas las ventas físicas en 2019 provienen del vinilo, con alrededor de 20 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Esto supone el decimotercero año consecutivo en crecimiento del formato más icónico para los nostálgicos. 

En la «Situación de la Industria Musical hasta 2019 y “era” COVID-19» ya vimos que el vinilo supone el único formato en físico que ha experimentado un crecimiento en ventas, facturando alrededor de 8 millones de euros el pasado 2019 en España. 

¿Qué canales de distribución son los más populares? 

El coleccionista melómano empedernido es el target responsable de estos datos, con opciones de compra tanto en físico como online. 

  • Discogs

Probablemente ya estarás familiarizado con esta plataforma. Discogs representa la mayor base de datos de vinilos, encontrando un extenso repertorio de nuevos lanzamientos, ediciones limitadas y un largo catálogo de segunda mano

Y no solo eso. Discogs es un marketplace en el que cualquier usuario puede comprar y vender música en formato físico, alcanzando los 24 millones de referencias a la venta. Sí, lo más parecido a un Amazon, pero dedicado sólo a música. 

Gracias a esta plataforma, muchas de las tiendas físicas en peligro de extinción han podido exponer su catálogo de forma gratuita a millones de usuarios, facilitándose el envío a nuestras casas. 

  • Ferias y mercadillos de vinilos

Las multitudinarias reuniones de vendedores de vinilos que se juntaban en grandes ferias cada vez han ido a menos y más limitadas a aquellos coleccionistas con presupuesto elevado que buscan una primera edición de los vinilos más emblemáticos, o los nostálgicos de las buenas épocas de la industria. 

Pero aún y así, gracias a los Flea markets y pequeñas reuniones que todavía se organizan, las ferias siguen siendo una buena forma de ampliar tu colección. En Barcelona y Madrid sigue habiendo una fecha anual en la que se celebra la Feria del Disco, en Estació del Nord y el Hotel Atocha – Rafael Hoteles, respectivamente. Si el COVID-19 lo permite, las fechas para 2020 están concretadas para mediados de mayo. 

Carteles de las ediciones de 2019 de Ferias de Vinilo más grandes en España.

Los sellos independientes de alrededor del mundo también han recurrido a este tipo de eventos. Independent Label Market es un proyecto que sirve de paraguas a cientos de record labels independientes que hacen su mini tour por Europa permitiendo una exposición física a cada uno de ellos y dando voz a artistas de la escena emergente underground. 

  • Tiendas online de record labels y distribuidores independientes.

Las bandas y artistas de la escena emergente normalmente no tienen la capacidad de producción de vinilos suficiente como para estar en grandes plataformas online, por lo que es una buena opción acceder a las propias paginas de los sellos detrás de estos artistas para poder comprar su material en físico. Además, recordemos que es la mejor forma de apoyar a nuestros artistas locales. ¡No todo el mundo puede vivir de sus espectáculos en vivo! 

  • Tienda física

Son muchísimas menos las que existen, pero si en nuestro barrio todavía quedan, siempre es preferible pasarse la tarde visitándolas y llevándote algún título que no esperabas encontrar. Por suerte para su supervivencia, la mayoría de ellas constan de página web online para ojear su catálogo, e incluso comprar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *